¿Buscas información sobre Vitamina C – Alimentos, dosis diarias recomendadas y beneficios? Aquí tienes la respuesta.

Vitamina C – Alimentos, dosis diarias recomendadas y beneficios

vitamina cUna dosis diaria y adecuada de vitamina C ayuda a prevenir un gran número de enfermedades e incluso contribuye, durante la enfermedad, a que lo síntomas desaparezcan rápidamente.

Estudios médicos recientes demuestran que aquellas personas que consumen suplementos de vitamina C, viven un promedio de seis años más que aquellos que no lo hacen.

Los primeros estudios acerca de la vitamina C fueron realizados en los años setenta (siendo su principal precursor Linus Pauling, con su tratado en inglés Vitamin C and Cancer, Vitamin C and the common cold, How to live longer and feel better).

Estos estudios comprobaron la efectividad de la vitamina C en la prevención de enfermedades comunes tales como el resfriado, la gripe y otras de mayor gravedad como es el caso del cáncer, las cardiopatías y las cataratas, entre muchos otros.

 

La vitamina C no es sólo preventiva, también cura.

Incluso una vez contraídas estas enfermedades la vitamina C es útil para el tratamiento de las mismas. Por ejemplo, en el caso de un resfrío una dosis de 1000 mg de vitamina C por hora, actúa de forma directa sobre los síntomas, casi anulándolos en la mayoría de los casos

La vitamina C también interviene en otros procesos como en la formación de colágeno, que fortalece la piel, los ligamentos musculares y vasos sanguíneos.

El colágeno es necesario para la curación de los tejidos dañados, es por esto que la vitamina C ayuda a curar heridas de todo tipo.

También es muy importante recordar su altísimo poder antioxidante, debido a su gran capacidad de suprimir radicales libres (principales causantes del envejecimiento celular) es considerado el antioxidante número uno. Esta vitamina mejora la absorción del hierro y del ácido fólico. Las personas con altos niveles de vitamina C en la sangre tienen por lo general una presión algo inferior a lo normal, por lo cual las enfermedades del corazón se presentan con menor frecuencia.

La dosis diaria recomendada por la mayoría de los médicos de hoy en día es de un mínimo de 500 mg diarios.

Aunque existen ciertos factores que hacen que la dosis necesaria sea mayor, algunos de ellos son:

  • Fumar
  • Enfermedades infecciosas (resfriados, gripe)
  • Diabetes
  • Cirugía reciente
  • Asma
  • Stress
  • Embarazo
  • Lactancia
  • Consumo de drogas tales como aspirina, antibióticos, tetraciclina o cortisona
  • Abuso de alcohol


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *