¿Buscas información sobre Aparatos de gimnasia pasiva? Aquí tienes la respuesta.

Aparatos de gimnasia pasiva

aparatos de gimnasia pasivaDurante décadas los aparatos de gimnasia pasiva fueron utilizados únicamente por deportistas de élite pues los aparatos de gimnasia propios para realizar este tipo de actividad eran muy costosos y de gran tamaño; poco a poco este tipo de entrenamiento fue expandiéndose hacia áreas terapéuticas en clínicas y hospitales y hoy en día es posible tener aparatos especializados en este tipo de tratamiento incluso en nuestro hogar.

Lo mejor que tiene este tipo de práctica es que no demanda de esfuerzo físico alguno por parte de quien decide realizarlo ya que se efectúa mediante la electroestimulación.

Esto se logra con un equipo especialmente diseñado para generar impulsos eléctricos parecidos a los emitidos por el cerebro y a los que se les llama “estimulación neuromuscular”, los cuales son trasmitidos directamente a los músculos a través de electrodos conductivos. Estos a su vez fortalecen y tonifican los músculos y estimulan su movimiento involuntario, a diferentes intensidades, según la regulación del equipo.

La gimnasia pasiva tiene como ventaja que permite aumentar el rendimiento deportivo además de beneficiarnos desde el punto de vista estético. La electroestimulación es ideal para todas aquellas personas que presentan problemas en la espalda o la cervical. Puede estimular y fortalecer los músculos sin necesidad de levantar ningún peso, estimulándolos al imitar la señal que envía nuestro cerebro hacia los músculos para que se muevan de forma que el estímulo se convierta en contracción y relajación.

Los aparatos de gimnasia pasiva nos permiten entrenar mientras realizamos otras actividades.

Otras partes del cuerpo que pueden beneficiarse con este deporte pasivo son los glúteos, caderas, estómago, piernas y brazos, entre otros.

Estos aparatos de gimnasia se fabrican con una tecnología inofensiva para el organismo y son utilizados, no solo como entrenamiento, sino también en forma terapéutica por profesionales en rehabilitación, quienes aseguran que al estimularse la musculatura esta se contrae y consume el ATP (molécula que brinda energía en la contracción muscular).

Con solo realizar este tratamiento tres o cuatro veces semanales podemos ver resultados satisfactorios al pasar el primer mes, si lo realizamos correctamente.

El desarrollo de la actual tecnología permite programar los aparatos de Gimnasia Pasiva para diferentes usos: como es el desarrollo de fuerza, musculación, resistencia aeróbica, aliviar dolores musculares, calambres, para realizar masajes relajantes, mejorar la estética, tonificar los músculos o reafirmar los tejidos. Con la electroestimulación además se logran efectos estéticos secundarios produciendo consumo energético que provoca perdidas de grasa y el incremento de la masa muscular, por lo que es útil para quienes planean tener una mejor figura y forma física.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *